Libertad bajo palabra

Proyecto autónomo para el acopio y dispersión de nuestras voces e historiaz

La luz que no se acaba

Grupo Guerrillero Lacandones

Carlos Salcedo García

$200 mx

Editorial:

Libertad bajo palabra

Coleccion:

Coordenadas en movimiento

Año de edición:

2022

País:

México

Páginas:

204

Tamaño:

13.5 x 21 cm cm

Status:

En existencia

Descarga las primeras páginas

A lo largo del libro, el autor nos narra los antecedentes, orígenes, formación, desarrollo de uno de los principales grupos, gestado, nacido y desarrollado a fines de los años 60 como una organización político-militar, que dieron vida a la Liga Comunista 23 de Septiembre. Esta se fundó en marzo de 1973, como los propios Lacandones, en un barrio popular; los primeros en la Ciudad de México, y la segunda en Guadalajara, Jalisco.
Nos comparte su origen intelectual y estudiantil batallando por conectarse e insertarse en el movimiento obrero, dominado por una dirigencia corrupta al servicio del Estado que lo mantenía restringido a limitadas demandas de tipo economicista.
Los jóvenes que crearon Los lacandones eran universitarios, históricamente hijos privilegiados del régimen posrevolucionario priista y del sistema educativo creado por él. La cultura y los conocimientos que ese sistema les aportó los hicieron percibir su autoritarismo, antidemocracia, corrupción y agotamiento.
Teóricamente abrevaron de la explosión de publicaciones marxistas de la época. Revistas, folletos, novelas, libros teóricos de autores clásicos revolucionarios y contemporáneos analistas y científicos sociales latinoamericanos, europeos y norteamericanos publicadas volvieron a México esos años, la bisagra de los 60 y 70 en el país con más labor editorial marxista del mundo, quizá, por lo menos proporcionalmente a la población, superior a la de la Unión Soviética. Autores argentinos, brasileños, chilenos, ecuatorianos, mexicanos, rusos, checoslovacos, húngaros, polacos, británicos, africanos de izquierda y marxistas, colecciones de congresos de la internacional, biografías, textos de filosofía, análisis teóricos económicas, debates sobre la teoría de la dependencia, etcétera, etcétera, eran fácilmente conseguibles en las librerías mexicanas. Y se leían con avidez.
Los jóvenes revolucionarios mexicanos, como prácticamente todos los latinoamericanos, fueron hijos de la teoría de la dependencia, versión latinoamericana del análisis económico e histórico marxista, pero buscaron creativamente cómo romper sus cadenas. Pero más aún lo fueron de la represión de sus afanes democráticos, particularmente en octubre de 1968 y junio de 1971.
La mayoría del Grupo Lacandones eran jóvenes universitarios o politécnicos residentes en la Ciudad de México. Algunos de ellos nacidos en los estados, buenos estudiantes, provenían de clase media y media baja, idealistas y generosos, no previeron la brutal represión de que serían objeto, alejada de toda normatividad o apego a los procedimientos judiciales legales o al mínimo respeto a los derechos humanos de los perseguidos por motivos políticos.

Gabriel Mario Santos Villarreal